“NO PODEMOS OLVIDAR DE DONDE VENIMOS”

Los seres vivos tienen un ciclo de vida, el cual consiste en un inicio y un final. En ese lapso de tiempo es donde este organismo realiza diversas funciones tales como: respirar, alimentarse, desplazarse, reproducirse, entre otras cosas destinadas a hacer hasta morir.

En el caso de nosotros los seres humanos, la etapa de vida la podemos describir en Nacer, Juventud, Adultez y Vejez, o lo que es igual como en otros organismos vivos, bien sean vegetales y/o animales; Nacimiento, Desarrollo, Reproducción y Muerte.

Durante este ciclo específicamente en los seres humanos, existen elementos o factores que nos ayudan directa o indirectamente a cumplir este período de vida, siendo un elemento importante en nuestra existencia los padres; quienes nos cuidan, alimentan y forman a través de orientaciones para ser personas de bien y tener un futuro fructífero, basándose en conocimientos y en experiencias vividas.

Por otro lado, tenemos el entorno que viene siendo el factor indirecto que ayuda en el desenvolvimiento para el logro de los objetivos trazados, el cual influye en nuestra realidad como persona, debido al contexto social y cultural donde nos desarrollamos.

Ahora bien, sean factores directos o indirectos los que nos ayuden a crecer como persona o que tengan influencias positivas en nosotros para el logro de las metas trazadas, debemos ser agradecidos con ellos, teniendo en cuenta que aportaron elementos que nos ayudaron al crecimiento para el desarrollo, desenvolvimiento y supervivencia del medio que nos rodea, a través de los recursos suministrados.

Es por ello que no podemos olvidar de dónde venimos, y como llegamos en dónde estamos, gracias a las personas que han ayudado a seguir a delante, tomando en cuenta que no podemos pensar que donde estamos es el punto final, ya que todavía hay mucho camino que recorrer y dependerá de uno mismo el poder alcanzar mejores metas. No podemos pensar que lo alcanzado en nuestra vida es logrado por nosotros mismo sin ayuda de nadie.

Esta reflexión se debe a que actualmente existen Religiosos que se olvidan del ser que le tendió la mano cuando más la necesitaba al momento de ingresar a la Religión Yoruba, que no sólo es la del Padrino y/o Madrina, sino de todo aquel que contribuyó directa e indirectamente para su formación religiosa, y que una vez dentro de ella se da la tarea de cometer actos que van en perjuicio de sus integrantes y de aquel que porto un granito de arena para el logro de ese objetivo; olvidando por completo de cómo llegaron a ellas.

Vemos como ahijados una vez que se van de su Casa Religiosa, se dedican a mal poner, envidiar, desear mal y hasta hacer brujería para la destrucción física y moral de la Casa Religiosa que lo inició, Padrinos, hermanos, mayores y compañeros religiosos e incluso con las mismas ceremonias que le fueron entregadas en su momento. Acciones que van en contra de todos los Principios y Mandamientos de nuestra Religión, y que no son bien vista por las entidades que la conforman, ya que la misión fundamental de quienes integramos esta Hermosa Religión, no es otra más que la ayuda que hacemos hacia nosotros mismos, así como a los demás.

Un hijo no debe hacer daño a sus Padres, como un ahijado no debe desear mal para con sus Padrinos y viceversa. Cuando un religioso crea, sienta o en consulta le digan que sus mayores le están haciendo o le desean mal, lo mejor que puede hacer es limpiarse, pero no pidiendo mal hacia sus mayores, sino limpiándose ante la entidad pidiendo que los malos deseos (en el supuesto negado) que le estén haciendo sus mayores o cualquier religioso, se vaya y que sean ellos los que juzguen esa mala acción hacia ustedes. De esa forma quedarán libre de toda culpa y demostrarán a las entidades que sólo están haciendo ebbo (limpieza) de una situación que no fue buscada y sobre todo que a pesar de saber que los malos deseos vienen de sus mayores ustedes no están levantando la mano de quienes lo ayudaron ser lo que son: “Un Buen Religioso”.

Esta acción se aplica hacia cualquier religioso que ustedes consideren o le digan que le está haciendo un mal, ya que les puedo asegurar que si lo hacen así, van a quedar librado de cualquier consecuencia de las entidades a la hora de juzgar.

Una vez estaba trabajando en una ceremonia y un Olofista quien dirigía el Ifa me dijo un pataki, el cual quiero compartir con ustedes en ocasión a este tema:

“Una vez en tierra de Ifa, un Babalawo le tenía envidia a otro Awo de Orumila por el pueblo religioso que manejaba, por lo que realizó brujería para su destrucción y poder así quedarse él reinando en esas tierras. El Awo de Orumila al ver que todo le estaba saliendo mal se consultó. Orula le dijo a través de Ifa, que quien le estaba haciendo tanto mal era el Babalawo de esa misma tierra, por lo que comenzó una guerra entre los dos. Las entidades que resguardaban a cada uno de ellos fueron ante Olofin a darle la queja, pero Olofin al ver que ambos Babalawos estaban lanzándose uno contra el otro y viceversa, les dijo: a quien puedo ayudar si los dos están peleando y dándole mal uso a las ceremonias recibidas. En vista de la situación la entidad que resguardaba al que le tenían envidia le dijo: de ese mal que te lanzan sólo has Ebbo (limpieza) y dale el camino que te marque Orula. Pasó el tiempo y la guerra continuaba y el Awo sólo se limpiaba. Nuevamente las entidades fueron ante Olofin a darle la queja, quien al ver que uno de los Babalawos sólo se limpiaba de las cosas malas que le enviaba el otro dijo: Mi castigo irá en contra quién está haciendo mal uso de las ceremonias recibidas y salvare al que sólo se está limpiando”.

Iború Iboya Ibosheshe.

De ante mano, no sé si este patakie está escrito en algún sitio y mucho menos en que signo nace, sólo puedo decir que comprendí el mensaje y analicé lo siguiente: que en una situación  que pudiese estar pasando o viviendo un Religioso con otro, bien sea Padrino, Ahijado, Hermano, Babalawos y Santeros, lo mejor y más conveniente es hacer Ebbo, sin estar pensando en quien es el que está haciendo mal y mucho menos colocar nombres en el mismo; que un Religioso no deberá tener guerras religiosa con nadie; que la misión es ayudar a las personas, no destruirla con las ceremonias recibidas y que lo más importante es resolver la situaciones malas por la que se puede estar pasando a causa de otro Religioso, ya que serán las entidades quienes se encarguen de juzgar a quien está haciendo el mal.

En conclusión, pienso que cuando nos dicen “No te Olvides de dónde Vienes”, se refieren a que no podemos olvidarnos de nuestras raíces, bien sean de crianzas o religiosas; que no podemos olvidarnos de las personas que directa o indirectamente aportaron lo mejor de sí para que tu tuviese un futuro bien sea personal o religioso (madre, padre, hermano, tíos, abuelos, amigos y conocidos); que no podemos olvidar nunca como hemos crecido y formado gracias a la ayuda y esfuerzos de otros; que no se debe olvidar las raíces religiosas, las creencias y sus valores y sobre todo que no podemos olvidar de quienes éramos y ahora quienes somos una vez que llegamos a una Casa Religiosa, en donde las Entidades Santorales a través de sus hijos tendieron la mano para levantarnos; hijos a quienes se le debe respeto y consideración e indiferentemente de las situaciones que pudiese existir no se debe jamás pretender hacerle algún daño posible.

Muchas veces es necesario ponernos a reflexionar para darnos cuenta que tan alejados estamos de los valores y de la humildad que nos inculcaron.

..“Piensa en las batallas que has superado, los amores que te han robado un pedazo de corazón, piensa en los fracasos, en los tropiezos que te han ido enseñando a levantarte siempre un poco más fuerte, a no bajar los brazos cuando las cosas se ponen feas, piensa en todos los obstáculos que han querido frenarte y nunca lo han conseguido (…) Recuerda quién estuvo ahí, quién sigue y quién nunca más. Valora, sobretodo, a los que han sabido estar siempre, a los que se han esforzado cada día por mantenerse a tu lado y que, aún hoy, siguen haciéndolo. No los pierdas, merecen la pena (…) Nunca subestimes tu propia experiencia. Nunca te olvides de mirar atrás”.

Alejandro Ordóñez

Que la Bendición de Olofin este siempre con nosotros.

Cito: No hay Religión Mala, sino Malos Religiosos”  Seamos buenos Religiosos !!!

Iboru Iboya Ibosheshe.


Awo Orumila Okana Trupon

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s