Parte I

En esta oportunidad deseo traer a ustedes un tema que quizás para algunos sea Tabù y para otros un tema prohibido, del que no se puede hablar por ser perturbador para grandes, jóvenes y chicos. Tema que considero que debemos (especialmente los Religiosos) tener presente ya que sí hablamos de la existencia del cielo no podemos pretender que no haya un infierno, al igual que si existe un Dios no podemos ignorar la existencia del Diablo.

angelydemonio_6
          BUENO (IRE) y MALO (OSOGBO)

En tal sentido opino que, si creemos en Olodumare, Olofin o Dios y todas aquellas entidades de luz, entonces por ende deben existir entidades malignas que serían todo lo contrario de Lo Bueno; porque si decimos que existe el Bien (Ire), entonces debemos estar consiente que también existe el Mal (Osogbo), el cual esta Comandado por un ser de mayor jerarquía.

El tema que se va a tratar durante el transcurso de estos días, tiene que ver con Los Demonios; palabra que tiene su origen en el vocablo griego “daímon”, pasando al latín como “daemonium” designando a ciertas divinidades menores o genios, no calificadas moralmente ni como malas ni como buenas, con una función terrenal. Para Hesíodo, poeta de la Antigua Grecia, considerado el primer filósofo griego, los Demonios eran las almas de quienes ya estaban muertos, y que se encargaban del cuidado de los vivos.

Fue en el periodo de Alejandrino (Alejandro Magno) o conocido también como periodo Helenístico de Grecia, donde se comenzó a dar al término una valoración negativa, en donde la creencia en estas fuerzas malignas, llevó a los pueblos (creyentes) a brindarles sacrificios, para calmar su furia, que era capaz de provocar daños materiales y enfermedades.

De varias fuentes leídas, el que más me llamó la tensión, el cual quiero compartir fue el Libro llamado “Demonios”, del autor Salvador Bofarull, quien señala que el origen de la noción de Demonios se remonta desde hace mucho tiempo, debido a que el hombre primitivo concibió a las fuerzas de la naturaleza como un universo demoníaco, al creer en la existencia de espíritus buenos, que le ayudaban a cazar y en espíritus malévolos o demoníacos, que le mandaba toda clase de calamidades entre ellas epidemias, incendios, terremotos, tempestades e inundaciones, entre otras. La técnica para repeler este tipo de acción, fue llamada Magia, con la cual intentaron interceder en la acción de los demonios, por medio de una ser llamado Hechicero.

Señala que al pasar del tiempo, en las culturas mesopotámicas, estos espíritus adquirieron formas zoomorfas (objeto que presenta forma o estructura animal), antropomorfas (aquellos con aspecto o forma humana) o mixtas, tales como animales monstruosos y seres repelentes, que empiezan a tener nombres propios; emergiendo así, personas con dones cuyo poder se asienta en estas creencias, con el fin de combatirlos.

Seth
SETH

Entre las divinidades diabólicas en el antiguo Egipto, se habla de Seth (Señor del mal, de las tinieblas, de las sequias, del desierto y patrón de las tormentas, la violencia y las guerras) con cabeza de Chacal y Apep o también de Asno, antílope o cocodrilo; considerado como el asesino de Osiris (hermano de Seth).

La mitología griega, poseen divinidades de todo tipo, incluyendo demonios que van desde los más pequeños; los cuales podían entrar en cualquier parte a perturbar, como de los más grandes; cuyo el simple hecho de verlos causaba pavor y terror.

Bofarull indica que en el Antiguo Testamento las menciones al Demonio son escasas elibros-testamentos-560-2 imprecisas; Satán (Shatán), se cita en el Libro de Job (1,6 – 13) y al parecer esta inspirado en el Dios Seth, de los antiguos egipcios. El Libro de Tobías, Zacarias y Crónicas, citan a un demonio con el nombre de Asmodeus (Asmodeo), segùn del panteón persa; y finaliza señalando que el Nuevo Testamento, menciona 34 veces el termino Satán y 55 el de Demonio (s).

Además de una mitología heredara de Grecia y Egipto, en Roma existían personas que pertenecían o estaban conectados al mundo demoníaco. Se dice que con la expansión del Cristianismo (siglo III y IV) se intensificó las creencias en Ángeles y Demonios y de cómo ellos intervenían en todos los sucesos adversos, tantos en lo material como en lo moral.

CONTINUARA….


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s